Single post

Test A/B y el coste de oportunidad

El otro día me llamó mi hermano y me preguntó que me parecía una landing page que lanzaban para promocionar un servicio concreto (una mini-web para que nos entendamos).

Yo lo reflexioné durante 10 segundos y le dije un sincero “bien”, pero mi foro interno ardía en darle la explicación larga y decirle que mi opinión era insignificante, que en el marketing online jugamos con la gran ventaja del volumen de visitas y la inmediatez de los cambios, así que mi “bien” significaba un “bien pero… haz un test A/B!!”

¿Test A/B?, ¿Qué es eso?

Pues consiste desarrollar dos versiones del mismo item (llámalo anuncio, página web, email de bienvenida, video o lo que quieras probar) y mostrar/mandar a la mitad de tu público objetivo uno y la otra mitad el otro. Después analizaremos el resultado (numéricamente señores), y podremos ver cual es más efectivo para seguirlo utilizando, para mejorar/afinar nuestra puntería comercial y/o para optimizar la conversión.

¿Me das un ejemplo?

Claaaaaaaro, los vemos todos los días: ¿debe mi página web entrar con la historia de mi empresa o directamente enseñando dos productos destacados?, ¿será mejor entrar enseñar el teléfono o con un formulario de “click to call” (dame tu número y te llamo), ¿destaco en portada el producto con margen o el producto “gancho” aunque no gane un duro poniéndolo ahí?

En el tema de marketing todo son dudas y cada profesional que consultas te cuenta una película diferente… ¿lo mejor? ¡haz las dos pruebas! si no sabes dividir bien el tráfico “a mano”, pon una versión esta semana y la otra la siguiente. Mira cuál ha sido más rentable y utilízala en el futuro!

(Por cierto Mailchimp, GoogleAnalitycs y las herramientas de marketing más fashion de internet ya tienen un sitio específico para hacer este tipo de test).

¿Y qué pinta aquí el coste de oportunidad?

jejejeje, ¡Es que esto es un blog de tecnología y empresa! El coste de oportunidad es un concepto muy del día a día de las PyMEs (por lo menos de la mía), y es aquello a lo que renunciamos al tomar otra decisión. Por ejemplo…

  • Si me gasto el presupuesto en pagar influencers para mi marca no me queda dinero para pagar anuncios en Adwords.
  • Si creo un producto nuevo llamado A ya no tendré tiempo/dinero para crear mi producto B.
  • Si me voy de vacaciones a la playa no me quedarán días para irme a la montaña.

El coste de oportunidad es a lo que tengo que renunciar para hacer una acción determinada. En estos todos estos casos la segunda opción es nuestra renuncia.

Y un día uní todo esto en una frase y aprendí a hacer test A/B antes de renunciar a algo del todo:

Si hago un test A/B puedo experimentar en low-cost la investigación de mercado ANTES de que mi coste de oportunidad se dispare

…y volviendo a los casos anteriores…

  • Si creo dos entradas diferentes  a mi web podré ver si me sale más rentable pagar influencers o anuncios en adwords.
  • Si mando un email a la mitad de mis potenciales clientes anunciando que próximamente tendré el producto A y otro email a la otra mitad anunciando el producto B y veo sus respuestas podría ver que producto genera más interés (podría también mandar los dos a ambos, pero no sabría bien que interés genera cada uno).
  • Si hago me hago un photoshop en la playa y otro en la montaña podré imaginarme en que situación me será más cómodo sacar el portátil y seguir currando.

 

¿Y ahora?

Pues los que vais por la vida con el riesgo en los talones y tirando de instinto, que os admiro, seguid así.
El resto, rebaño de precavidas ovejas entre las que me incluyo, intentad medir efectividades, hacer test A/B y reducir el efecto del “instinto de los negocios”. 

El objetivo: Tomar siempre las mejores decisiones en base a datos comparables.

LEAVE A COMMENT

theme by teslathemes