Single post

SMART ¡Planifica o improvisa!

¡¡Bienvenido 2016!! Empieza el año y todos nos ponemos nuevas metas en nuestra vida y en la de nuestra empresa. No estoy en la cabeza de nadie pero apuesto algo a que acierto en un 90% si meto vender más, ser más productivo, mejorar procesos e incluso, en la cabeza de muchos incluido yo, forrarse.

Pues bien, siento informaros que esos objetivos, sin metas, no son más que aspiraciones complejas.

¿Vender más?, ¿online y offline?, ¿contratando más comerciales a ayudando a la eficiencia de los que tienes?, ¿vender más importe o aumentar la rentabilidad del importe actual?

¿Ser más productivo? Esta meta me encanta… ¿cómo de productivo eres ahora?, ¿tienes KPI’s que lo midan?, ¿podrías darme un número que mida tu productividad y la de todos tus compañeros? y lo mejor, ¿podrías decirme semana a semana si sube o baja?

 

Llegados a este punto creo que ya todos sabemos de que va este post del blog, vamos a intentar, yo el primero, aprender a establecer objetivos, después a dividirlos en metas y después a conseguirlos 😉

¿Por qué poner objetivos?

Esta pregunta tiene una respuesta simple… ¿sabes que es lo contrario a planificar? ¡Improvisar!, ¿conoces alguna empresa exitosa que se gestione improvisando? pues a planificar toda!

¿Cómo se establecen los objetivos?

Pues hasta para esto existen varios modelos teóricos, a mí ciertamente me gusta el SMART por su sencillez. Tu propones un objetivo y lo pasas por el modelo SMART, si cumple todas las características es válido, si no cambiar el objetivo inmediatamente.

SMART: Specific – Mesurables – Achievable – Relevant – Time

  • S – Specific (específico): El objetivo debe ser claro, concreto y dividido en metas. Debes especificar quien lo va a buscar, en que tiempos, cómo se va a realizar, especifica todo al máximo.

 

  • M – Mesurables (medible): Tiene que ser medible. No vale “vender más”, ¿cuánto más?, ¿en qué meses?, ¿de qué producto? tiene que ser algo que, en caso de desviarte, puedas darte cuenta y corregir.

 

  • – Achievable (alcanzable): Mide lo que tienes y lo que quieres conseguir. Duplicar el personal técnico para entregar todos los proyectos en mitad de tiempo es un objetivo loable pero… ¿lo podemos pagar?, ¿lo valorarían los clientes en exceso?

 

  • – Relevant (importante): No podemos tener 100 objetivos. Pocos, básicos, realistas y que ofrezcan una clara mejora. Cosas que cuando las consigas cambien tu negocio de una forma importante.

 

  • – Time: Acotado en el tiempo. En cuánto tiempo lo haremos, cuando empezamos y cuando acabamos. Creedme, lo más importante. Si no hay un horizonte temporal es muy difícil planificar un esfuerzo y conseguir un resultado.

¿Cómo medimos el éxito del objetivo?

Parte del objetivo SMART es que sea medible y acotado en el tiempo. Aquí tenemos la clave. Si el objetivo es aumentar la productividad del departamento de fabricación y antes se producían 200 unidades al mes y queremos llegar a 300 al mes en un plazo de un año pues 100/12 meses = 8,33. Debemos aumentar mes a mes la producción en 8,33 unidades aproximadamente.

Si el primer mes vemos que estamos lejos del objetivo no tendremos que llegar al final de los 12 meses para ver que no se puede. Debemos establecer, mes a mes, las medidas correctoras oportunas para llegar a ese objetivo claro.

 

¿Y ahora qué?

¡¡Pues fácil!! Estamos empezando el año PYMEs, a pensar dos o tres objetivos SMART y a ponerlos en ejecución inmediatamente

 

LEAVE A COMMENT

theme by teslathemes