Single post

¿Se va un empleado importante? ¿Risas o llanto?

Después de haber leído docenas de artículos de como retener el talento y haber intentado aplicarme el cuento reiteradas veces, he de decir existen puestos que nos ponen las cosas MUY DIFÍCILES a los gestores de micropymes.

 

Causas de un abandono voluntario

Entiendo perfectamente lo que me motiva a mí, persona comprometida y motivada con mi trabajo. Todo es extrapolar generalizando y supongo que será lo mismo que a cualquier otro empleado comprometido con su trabajo (espero que alguien me la complete). Mi pirámide sería…

1) Aumentar tus conocimientos: Básico, si eres bueno en lo tuyo quieres… ser mejor!!
Aprender más y más rápido, ser mas competitivo. Esto se consigue con dos caminos. El primero la formación: en cursos, charlas, conferencias, congresos… El segundo, rodeándote de un equipo que te aporte cosas diariamente.

2) Crecer como profesional: Si entro de currillo, mañana quiero ser jefe de un proyecto, pasado de un equipo un poco más grande y para el siguiente gerente. Esto es MUY complicado en las PYMEs, no tenemos una jerarquía tan dividida ni tanto personal como las grandes empresas. En lenguaje consultor el “Plan de carrera interno” es un fiasco en la pequeña empresa.

3) Ganar más dinero: Así de claro. Aunque ya decía Maslow y su pirámide y todos sepamos que esto tiene un tope… a todos nos gusta ganar más. No creo que nadie que lea este blog esté en ese tope (¡aunque me alegraría por vosotros!)

4) Estrés: En todas sus versiones y escalas. Si todos los días llegas al trabajo mordiendo o pensando que te van a morder, escapa. No lo dudes. El trabajo debe/tiene/es divertido.

 

Una vez vistos estos pasos he de decir que intento que mi equipo aumente sus conocimientos y crezcan económicamente (conste tarea difícil estos último estos años). PEEEEERO también admito que crecer como profesional y la gestión del estrés están desaparecidos en casi todas las microPYMEs que conozco (y en la mía). La carrera profesional normalmente es difícil por el tamaño de las organizaciones. El estrés por el trato cercano con el cliente. Tratar con clientes es, por su definición, estresante, que se lo pregunte a cualquier dependiente. De todas formas estamos mitigando este punto poco a poco 😉

Ahora podemos ponernos desde el punto de vista de un “abandonador”. Conoce su trabajo, conoce a sus compañeros y jefes, el ambiente y lo que le rodea. Probablemente tenga también una seguridad laboral (antigüedad, estatus en la empresa…) y deja todo eso y se va “a la aventura” de una nueva empresa. A todos nos gusta la seguridad así que pensemos también en que fuertes son los cuatro puntos anteriores.

 

Consecuencias de un abandono voluntario

Aquí es donde reside la idiosincrasia de cada organización. Una vez un puesto imprescindible y vital abandona una organización, he visto cuatro escenarios diferentes y todos igual de probables:

1) Sustitución del empleado: ¡Pluf! de repente aparece un perfil parecido y uno cambia al otro. Asume sus funciones y las realiza de igual manera. Hemos encontrado un clon, complejo pero posible. ¿Risas o llanto? Para mi llanto y veréis por qué en los siguientes puntos.

2) Desaparición del puesto de trabajo: Algunas veces pasa. Esto mejor que lo haga marketing, esto administración, esto mejor informática (al final somos siempre un cajón de sastre) y esto… ¡¡anda si no hay más!!. Esto no quiere decir que esa persona no tuviese carga de trabajo, si no que era un puesto cuyas responsabilidades se pueden diluir/mejorar/optimizar en otros departamentos, externamente mas económico y/o automatizar (no subestimes el poder de la informática)… pero nadie lo había pensado hasta que se vio la necesidad. ¿Risas o llanto? Para mi reírse de uno mismo es poco.

3) Desastre total: No lo sustituimos pero hace falta. En nuestra vida laboral todos tenemos estas experiencias. Terrorífico pero real. ¿Risas o llanto? Desconsolado, llanto desconsolado.

4) Sustitución AVANZADA del empleado: Buscamos un perfil similar con experiencia. Propone mejoras de cómo lo ve él, propone “peoras” que se sustituyen por el funcionamiento anterior y… tenemos el mismo perfil con nueva sabiduría, nueva sangre y 100% optimizado. ¿Es tan terrible? No, para reírse sin parar.

 

¿Entonces risas o llanto?

Sigo sin saberlo. Mi experiencia personal es una evolución, para sustituir a un puesto con éxito tenemos tener Sustituciones inmediatas que acaban en desastres totales (no adaptación) y la simple reiteración del error acaba por dar una espectacular Sustitución AVANZADA o una desaparición del puesto forzada. Otras veces no, desaparecen los puestos de trabajo y nadie se imaginaba que hacía esta persona corriendo por los pasillos…

 

Por cierto, esta semana se me fue un empleado importante. Yo siempre digo que “los cambios AL FINAL nunca son a peor” (importante lo de AL FINAL).  Ya os contaré en qué consecuencia nos quedamos 🙂

 

LEAVE A COMMENT

theme by teslathemes