Single post

COoperación y COmpetencia. ¡Que viene el COCO! (y el Joker)

Una de las cosas más curiosas en el mundo de las PYMEs es cuando me siento con algún cliente para tomar un café y me habla de su COMPETENCIA. Siempre intento explicarle que, después de tantos años, ya no tengo muy claro el concepto de COMPETENCIA.

Cada vez veo mejor el concepto de COLABORADOR POTENCIAL o COMPAÑERO DE SECTOR (existen excepciones, claro).

En la teoría de juegos hay un gracioso punto llamado El dilema del prisionero que yo creo que resume muy bien esta visión.

…el dilema del prisionero…

La forma clásica de ejemplificarlo es con la policía, la cárcel y un trato. PEEEEEERO ayer pusieron a las 22:00 en la televisión El Caballero Oscuro (Batman) y me he dado cuenta que el Joker pone a Gotham en este mismo dilemapor lo que he leído me he dado cuenta yo y 200 bloggers hace años, pero bueno, esta es mi visión

Al final de la película, para darle tensión argumental, salen dos ferrys del puerto. En mitad de la bahía se paran y descubren que ambos están llenos de explosivos. Cada uno descubre un detonador que resulta ser el del barco de al lado y ahí les explican las reglas del juego:

1) Si pulsas el botón y  explotas el barco de al lado te salvas pero ellos mueren
2) Si ambos barcos pulsan el detonador a la vez morirán todos (muy poco probable)
3) Si nadie pulsa el botón 30 minutos después morirán todos o, si tienen suerte y alguien detiene al Joker, sobrevivirán todos

Evidentemente cada barco está aislado y no sabe que piensa haber el otro. ¡¡MENUDO DILEMA!! ¡No puedes hablar con ellos! y piénsalo fríamente, aunque pudieses hablar… ¿te fiarías si te dice que ellos no le darán al botón?, ¿Se fiaría el de ti?

Reflexionemos cuáles son tus posibilidades

1) Fíate del barco de al lado y quédate quieto esperando que, quizá, algo os salve u os liquide a ambos.

2) Piensa que el barco de al lado le quiere dar al botón y, o te adelantas, o aceptas morir.

3) Olvídate del barco de al lado y pulsa el botón. Ellos explotan y tú te salvas.

¡Pues ahí lo tenéis!, El dilema del prisionero. Si creemos ciegamente en el otro y el otro en nosotros COLABORAREMOS y quizá sobreviviremos (nadie explota). Si no tendremos que COMPETIR y uno morirá y el otro saldrá ileso físicamente pero quizá (ahí depende de cada uno), con cierto peso sobre nuestra de conciencia.
La opción racional dice que pulsemos el botón y explotemos al del otro barco (compitiendo). Sin embargo nuestra conciencia dice que algo no está bien, quizá podríamos fiarnos del otro… ¿Y si empezamos a fiarnos del otro? Los dos podríamos salir bien parados…

 

En la empresa, al igual que en el dilema del prisionero, dependemos de nosotros mismos, de nuestra competencia/clientes y de nuestro entorno. Lo único que podemos hacer es decidir cuál va a ser nuestro comportamiento cuando se nos presente el dilema.
Yo ya hace tiempo que me fío y cojo la primera opción COLABORAR. Asumo el riesgo de que el otro le dé al botón peeero… y, contra todo pronóstico, las COLABORACIONES atraen COLABORACIONES. Trabajar colaborando es mucho más sencillo. El mensaje de hoy es claro… ¡¡Ayudémonos PYMEs!! ¡¡A Colaborar!!

 


 

Nota: Me han apuntado un estudio segmentando edad que que dice que la gente joven 12/13 años es más aleatoria en la decisión de colaborar y/o no colaborar. La gente mayor de 65 es más cooperativa que el resto. Así que con más razón aun… ¡maduremos! y… ¡¡A Colaborar PYMEs!!

 

LEAVE A COMMENT

theme by teslathemes